Probióticos en el embarazo

Probióticos en el embarazo

¿Sabes que las bacterias digestivas beneficiosas crean un ecosistema sano para el buen desarrollo del niño durante los nueve meses de gestación? El embarazo es una etapa en la que la mujer necesita estar fuerte. La absorción de los nutrientes ha de ser lo más eficiente posible y en este proceso desempeñan un papel crucial las bacterias digestivas.

El consumo de probióticos también afina el funcionamiento del sistema inmunitario. Si está en forma, la futura mamá tendrá menos complicaciones en la gestación e, incluso, en el parto. El bebé heredará las defensas y gozará de un gran apoyo para su salud.

¿En qué alimentos podemos encontrar probióticos?

Los podemos hallar en alimentos vegetales que han pasado por un proceso de fermentación: el miso, la ciruela umeboshi, el yogur de soja y las verduras encurtidas con sal como el chucurt o el kimchi.

¿Son eficaces para los trastornos comunes durante el embarazo?

Muchas embarazadas sufren alteraciones del ritmo digestivo. El estreñimiento es muy frecuente y las diarreas también. Los probióticos están indicados en ambos casos ya que regulan el funcionamiento digestivo. Aumentar la ingesta de hortalizas, tanto crudas como cocidas, también es de gran ayuda.

¿Qué otros beneficios puede obtener la mujer embarazada?

Según el ‘Natural Medicine Journal’ y el ‘Journal of Maternal-fetal & Neonatal Medicine’, el consumo de probióticos disminuye el riesgo de padecer diabetes gestacional.

¿Qué nutrientes se absorben mejor gracias a los probióticos?

Mejoran la absorción de minerales como el hierro, el calcio y el zinc. Además, favorecen que las bacterias intestinales conviertan la fibra de los alimentos en ácidos grasos de cadena corta que son beneficiosos para la salud.

¿Es aconsejable aumentar el consumo de fibra?

Sí, existen alimentos (prebióticos) cuya fibra favorece el crecimiento de la flora beneficiosa. Son recomendables ajos, cebollas, puerros, espárragos y alcachofas.

 

*Fuente: CuerpoMente