El ejercicio, ¡indispensable para nuestro bienestar!

El ejercicio, ¡indispensable para nuestro bienestar!

La grasa es la forma como el cuerpo guarda su principal reserva de energía. Es lógico, por tanto, que intentemos reducir al máximo el contenido de este depósito haciendo un consumo más alto de energía a través del ejercicio. Esta es una de las razones por las que cuando se hace dieta se recomienda que se acompañe siempre de ejercicio.

Ahora bien, en el caso particular de los quilos producidos como consecuencia del estrés, se recomienda trabajar la causa que provoca este estrés. De esta forma, evitaremos comer de forma irracional grandes cantidades de alimentos e impediremos que se acumulen en la barriga. El deporte, además, ayudará a transformar los quilos de más en energía mecánica.

El combustible, si no se quema, se acumula

Más que ponerse a correr desesperadamente cada vez que hemos comido un pastel para intentar quemar las calorías de más, lo que podríamos hacer es procurar que el ejercicio sea un hábito independiente del factor báscula. ¡El ejercicio ha de formar parte de la dieta!

El día que tengas un disgusto, ¡quémalo! Camina una largo rato antes de ir a casa. Mientras caminas, irás neutralizando cortisol, ya que el ejercicio desencadena la síntesis de sustancias cerebrales que nos ayudan a relajar y mejorar el ánimo. Después, sentado en el sofá seguirás teniendo las mismas preocupaciones pero ahora ¡las neuronas estarán más relajadas!

Cualquier tipo de ejercicio provoca un consumo de energía que varía según si el esfuerzo es de tipo leve, moderado o intenso. En el caso de una persona estresada que acumula grasa en la barriga, más que hacer ejercicio y quemar el máximo posible, se recomienda empezar a caminar o ir a la piscina. Una buena opción es caminar un mínimo de tres veces por semana y durante media hora o ir a nadar dos veces por semana; y ampliar paulatinamente.

Otra condición es la regularidad. El cuerpo aprende y hace falta recordarle lo que sabe. En las personas que sufren de estrés es tanto o más importante no saltarse la caminata que la ensalada.

Se aconseja no hacer nunca ejercicio a regañadientes, ya que estamos intentando que el cuerpo y la mente se relajen y hacer las cosas de mala gana no ayuda.

¡El ejercicio tiene que formar parte de nuestra dieta!

¿Haces ejercicio regularmente?Ejercicio

 

*Fuente: “Cuando la vida sube a la báscula”, Pilar Senpau