¿Cómo cuidar mis lentes de contacto?

¿Cómo cuidar mis lentes de contacto?

¿Eres nuevo en usar lentes de contacto? Es habitual que los usuarios de lentes de contacto, sobre todo los que empiezan a usarlas, tengan algunas dudas sobre su uso y sobre todo en lo que hace referencia a la limpieza e higiene de las lentes. Así que hoy, queremos daros una pequeña y fácil guía para mantener las lentes de contacto en perfecto estado y solucionar posibles molestias. ¡Vamos allá!

La higiene es lo primero: ¿cómo hacerlo?

  1. Lávate bien las manos antes de ponerte, quitarte o manipular las lentes de contacto y sécatelas bien con una toalla limpia sin pelusas.
  2. Después de cada uso, lava bien las lentes con un producto limpiador específico. Frota suavemente con la yema del dedo índice la superficie de la lente, colocándola en la palma de la mano. De esta manera, eliminarás los residuos de cosméticos, contaminantes del aire y secreciones que se hayan podido acumular durante el uso. Evita tocar las lentes con las uñas u objetos afilados.
  3. Llena cada compartimento del estuche con líquido limpiador, de manera que este cubra por completo la superficie de la lente. El proceso de desinfección depende de cada tipo de lente y es fundamental para eliminar los gérmenes y bacterias.
  4. Desecha el líquido del estuche para volver a cambiarlo la próxima vez y acláralo bien.
  5. Cuando vayas a ponértelas, sácalas del estuche con la yema de los dedos y enjuágalas bien con un producto específico.

5 errores que puedes evitar fácilmente

  1. No utilices soluciones de mantenimiento caducadas ni dejes los frascos de productos de mantenimiento mal cerrados.
  2. Tampoco reutilices la solución limpiadora que quede en el estuche portalentes ni, sobre todo, aclares el estuche con agua del grifo.
  3. No debes mezclar distintos líquidos, a no ser que esté especialmente indicado ni limpiar las lentes con saliva o agua del grifo, porque pueden contener impurezas.
  4. Recuerda que no puedes intercambiar tus lentes de contacto con otra persona.
  5. Otro error común es usar las lentes más horas de las indicadas por tu óptico-optometrista.

Vale más prevenir que curar

Acude a un especialista en salud ocular o a un óptico-optometrista para una adaptación personalizada y sigue sus indicaciones como los tiempos de reemplazo de tus lentes de contacto y el seguimiento de las pautas de mantenimiento y limpieza indicadas. Finalmente, como en las gafas graduadas, es esencial someterse a revisiones periódicas, así como prestar atención a posibles síntomas de problemas oculares o visuales.

Las lentes de contacto son un producto sanitario, por lo que es muy importante adquirirlas en locales autorizados, como los establecimientos sanitarios de óptica. Recuerda que en FARMAOPTICS somos especialistas en salud ocular y podemos asesorarte a encontrar las gafas que mejor te sientan. ¿Todavía no nos has probado? Encuentra tu FARMAOPTICS más cercano: somos tu óptica de proximidad. 

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas