6 pasos para las lentes de contacto

6 pasos para las lentes de contacto

Si a la vuelta al cole o al trabajo no te quieres llevar otra vez las gafas y prefieres dar una oportunidad a las lentillas, este post te va como anillo al dedo.

1 ¿Cómo limpio mis lentes de contacto?

El especialista en salud ocular, que puede ser un óptico u optometrista, al adaptar tus lentes de contacto también prescribe un tipo de solución de mantenimiento, atendiendo a la naturaleza de esas lentes y a otros factores relacionados personalizados. Así se aconseja seguir la solución limpiadora que el especialista ha recomendado ¡y nunca limpies las lentillas con agua del grifo! Esto sí, antes de tocar las lentes de contacto: lávate las manos para desinfectarlas.

 

2 Si practico deporte, ¿me quito las lentes?

No, de hecho, las lentes de contacto son la solución más práctica para la mayoría del deporte ya sea por su comodidad y porque permiten una visión periférica más amplia que las gafas. Solamente quítatelas para nadar, ya que las lentillas blandas absorben los productos químicos del agua.

¿Los niños pueden usar lentes de contacto?

No existe un límite de edad para usar lentillas, aunque con los más pequeños se toman ciertas precauciones y enseñarles bien como limpiarlas y ponerlas, además ellos están encantados porque así, si no les gusta llevar gafas, pueden usar las lentes de contacto y, en muchos casos, son más cómodas.

 

4 ¿Un uso incorrecto de las lentes de contacte puede provocar infecciones?

Efectivamente, un mal cuidado o una incorrecta limpieza de las lentes de contacto podría causar una infección en los ojos. Si las lentes se limpian correctamente y si se retiran del ojo a diario, tal y como recomienda el especialista en salud ocular, no existe posibilidad de infecciones ni problemas oculares.

5 ¿Me he puesto la lentilla del lado correcto?

Si te las pones al revés, te resultarán molestas y tendrás que quitártelas, así que si es la primera vez que lo haces, para no confundirte, ten en cuenta que los bordes no sobresalgan hacia fuera.

6 ¿Por qué comprarlas en una óptica?

Porque las ópticas son centros sanitarios legalmente autorizados para la venta de lentes de contacto y al ser productos sanitarios necesitan un control: las lentes de contacto tienen que estar conservadas adecuadamente, y tener un origen controlado. Comprando en un establecimiento conocido, el contactólogo se hace responsable de lo que te está ofreciendo, porque tiene la seguridad de que es correcto. Además, los ópticos adaptan las lentes a tus necesidades y están formados en este ámbito.

 

*Fuente:  Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNNOO)