¿Cómo proteger tus ojos del sol en verano?

¿Cómo proteger tus ojos del sol en verano?

Se recomienda protegerse siempre del sol aunque especialmente en verano, ya sea aplicándote cremas protectoras al salir a la calle o a la playa o con gafas de sol para proteger tus ojos. Pero, ¿sabes que una de cada tres gafas de sol no supera los controles sanitarios?
 
De hecho, llevar gafas de sol no homologadas puede resultar más perjudicial que no llevar ninguna protección para los ojos. Y es que el uso de lentes no homologadas no protege adecuadamente, lo que provoca que una mayor cantidad de radiaciones perjudiciales alcance los ojos y estos reciban agresiones en las distintas estructuras oculares.
Las lentes más oscuras crean un efecto de “cámara oscura” que dilata la pupila y, al carecer de filtros para la radiación UV, terminan haciendo que los ojos se vean más afectados por la radiación, más incluso que si no llevasen gafas puestas.
En los ojos esta radiación procedente del sol afecta a la conjuntiva, la córnea, el cristalino y hasta la retina. También los niños deben usar gafas de sol de calidad cuando están en la playa, en la montaña o andan por lugares de gran exposición a la radiación ultravioleta. La radiación requiere protección a todas las edades y sobre todo en las personas más sensibles, como los niños y las personas mayores. Además, también debe tenerse en cuenta la coloración de la lente, ya que no son lo mismo las gafas de sol para la nieve que las que se usan para la arena, porque la radiación es diferente.
¿Qué pueden hacer las gafas de sol por ti?
Unas gafas de sol homologadas y de calidad son imprescindibles para la:
1. Protección frente a la radiación ultravioleta, lo cual reduce el riesgo de sufrir cataratas y otras lesiones severas.
2. Protección frente a la luz azul. A largo plazo, la exposición a la luz visible se ha identificado como un factor de riesgo de padecer degeneración macular.
3. Mayor comodidad visual. Así vemos de forma más clara y evitamos fruncir el ceño y cerrar los ojos.
4. Mayor rapidez de adaptación a la oscuridad.
5. Mayor seguridad en la conducción, ya que el uso de gafas de sol evita los deslumbramientos causados por los reflejos de la carretera o la luz brillante del sol.
6. Mayor protección frente a los impactos durante la práctica deportiva.
7. Reducción de la sequedad ocular. Las gafas de sol protegen del aire y viento que pueden provocar sequedad ocular.
8. Son más que un accesorio de moda.
Consejos para protegerse del sol con las máximas garantías
  • No exponerse demasiado tiempo al sol y siempre que se haga, usar crema protectora antes y después de cada baño. Puedes protegerte con un sombrero o sombrilla.
  • Se recomienda usar gafas de sol homologadas y aptas para filtrar los rayos del sol y que no puedan dañar nuestros ojos.
  • Muy importante es no dejar nunca a los niños ni animales encerrados en el coche aunque sea por corto tiempo, el calor pasa a través de los cristales y puede llegar a ser mortal para ellos.
En FARMAOPTICS, especialistas en salud ocular, aconsejamos que las gafas de sol, aunque no tengan graduación, se adquirieran en un establecimiento de óptica porque están hechos especialmente con los filtros de radiación UV adecuados. Además, el especialista te indicará cuál es la mejor protección en cada caso.