Consejos para una mejor salud ocular al leer

Consejos para una mejor salud ocular al leer

¿Sabías que el 57% de los lectores españoles todavía no protege adecuadamente su visión? Un 76% de la población española es consciente de que el uso continuado de pantallas de móviles u ordenadores puede afectar a la salud ocular y visual; sin embargo, un 57,8% no pone en práctica los hábitos necesarios para la protección de su visión. Así que hoy queremos recordar la importancia de algunos hábitos que nos ayudan a mantener una mejor visión. ¡Vamos allá!

Tus ojos durante la lectura

Las dimensiones de la pantalla, el brillo o el tamaño de la letra cuando leemos son algunos de los factores fundamentales que se deben tener en cuenta a la hora de utilizar un dispositivo electrónico. Poner en práctica los hábitos necesarios para la protección de su visión, realizando ejercicios de gimnasia ocular y descansando cada hora, reduces el esfuerzo de los ojos al leer. Recuerda que se aconseja un paréntesis de lectura cada hora.

No excederse en el uso ininterrumpido de la lectura

La utilización abusiva de los dispositivos móviles para leer, tanto tablets como libros electrónicos, puede causar algunos problemas visuales como trastornos visuales por fatiga ocular. Esto es porque al mirar fijamente una pantalla causa tensión muscular y sequedad en los ojos; de prolongarse estas condiciones, pueden generarse también daños permanentes. Si pasar mucho rato en pantalla, puedes compensar haciendo actividades al aire libre, ya que beneficia a tu visión porque descansas la vista de cerca.

Llevar una correcta graduación

Además del soporte electrónico que empleemos para leer, es fundamental el uso que hagamos de él a lo largo del día y que tengamos una buena visión, corregida con gafas o lentes de contacto en el caso de tener algún defecto de refracción como miopía, hipermetropía o astigmatismo. Un mal uso prolongado de un dispositivo electrónico unido a un defecto visual sin compensar puede provocar fatiga visual, cefalea y mareos.

Revisiones periódicas

Y es que la prevención en la visión es esencial, ya que patologías como la retinopatía diabética y la maculopatía, que tienen relación con la diabetes, pueden aparecer antes de los 40 años, y las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular (DMAE) son los principales problemas de la visión de las personas mayores. Una revisión a tiempo ayuda a prevenir los problemas asociados e, incluso, la ceguera. Un sencillo reconocimiento se puede convertir en nuestro principal aliado para conservar la vista. Y es que hasta el 50% de los casos de pérdida visual se pueden prevenir con una detección temprana y el tratamiento adecuado.

Posturas idóneas para leer

La ergonomía afecta a la calidad de nuestras lecturas. Básicamente se trata de tres aspectos: espalda, mobiliario y distancia. Se aconseja sentarse en ángulo recto, ya que de esta forma el peso de la cabeza queda más repartido y no se obstruye el abdomen para respirar fácilmente y de forma natural. La distancia perfecta sería la que separa el codo de la primera falange en que puedes apoyar la cara.

Un dolor persistente en la nuca y en la espalda puede tener una causa mucho más simple de lo que la persona cree: es posible que pase demasiadas horas escribiendo mensajes en su teléfono móvil o pendiente de la pantalla de la tablet o del libro electrónico. En Estados Unidos los médicos ya han alertado que las lesiones causadas por el uso de móviles y otros aparatos electrónicos están aumentando con rapidez, principalmente porque los sostenemos durante un tiempo prolongado y los utilizamos de una manera incorrecta.

Y tú, ¿sigues estos consejos?

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos Optometristas