Consejos prácticos para evitar la conjuntivitis alérgica

Consejos prácticos para evitar la conjuntivitis alérgica

Durante la primavera, las conjuntivitis alérgicas son más frecuentes. Hoy te explicamos qué es y cómo puedes evitarla. ¿Te apuntas?

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

Es la inflamación de la membrana mucosa que recubre la superficie de la parte anterior del ojo y la superficie interna de los párpados. La conjuntivitis alérgica se produce cuando nuestro cuerpo reacciona de forma exagerada frente a alguna sustancia, por ejemplo, el polvo que hay en el aire o en el ambiente.

Puede aparecer de forma brusca, en cuestión de minutos (conjuntivitis aguda), en unos días (subaguda) o aparecer lentamente durante semanas o meses (conjuntivitis crónica). Puede llegar a ser molesta, pero en general, no es grave. De la misma manera que cada uno de nosotros es distinto, cada conjuntivitis alérgica es diferente.

¿Quién puede tenerla?

Cualquier persona puede padecerla, aunque es más frecuente en niños y personas jóvenes, tanto hombres como mujeres. Es muy contagiosa y si algún miembro de la familia la padece es muy fácil contraerla.

¿Qué la produce?

La producen unas sustancias específicas llamadas alérgenos que están en el aire y que al llegar a nuestros ojos producen alergia.

¿Cuáles son los agentes responsables más frecuentes?

  • El polen de las flores y otros alérgenos vegetales, como plataneros, ficus, la cascarilla de los cereales. Por esta razón, es más frecuente sufrir conjuntivitis en primavera, cuando la mayoría de las plantas florecen.
  • Pelo, plumas o excrementos de los animales, por ejemplo, gatos, perros o canarios.
  • Sustancias respiradas o gases, como el disolvente de las pinturas.
  • Hongos y mohos.

Consejos 

  1. Primero de todo, dirígete a un oftalmólogo o optometrista, ya que te recomendará lo mejor para tu caso particular.
  2. Aléjate del lugar donde te han empezado a aparecer las molestias y enciérrate en una habitación sin polvo. Para dormir, acuéstate en una cama con almohada, colchón y sábanas sintéticas.
  3. No fumes.
  4. Si utilizas lentillas, quítatelas y ponte tus gafas.
  5. Lávate los ojos, con abundante suero fisiológico estéril o lágrimas artificiales para eliminar los alérgenos de los ojos.
  6. Ponte colirios recetados por tu médico y guárdalos en un lugar fresco y seco.
  7. Ponte unas gafas de sol oscuras: protegen del viento, la luz te molestará menos y sobre todo ¡consulta a un médico de cabecera, especialista de la visión o pediatra!

¿Has padecido conjuntivitis alérgica alguna vez?