¿Cumples tu propósitos?

¿Cumples tu propósitos?

Se acaba el mes de enero. ¿Has cumplido alguno de tus propósitos? Si la respuesta es que sí: fantástico. Y si es que no, también. ¡Porque puedes empezar a aplicarlos a partir del mes de febrero igual! Así que hoy, simplemente, queremos dar algunas pautas para seguirlos. ¿Te apuntas?

“La gente suele decir que la motivación no dura. Bueno, tampoco lo hace el baño: por eso lo recomendamos”, dice sabiamente Zig Ziglar. De una forma irónica, el escritor estadounidense nos recuerda que la motivación es una cosa diaria que requiere de constancia.

El primer paso es la transformación: escribe una lista

Transcribir tus propósitos ayuda a ordenarlos y hacerlos más tangibles. Y es que al hacer una lista de objetivos, invocas al cambio. Invitas tu vida a la transformación y declaras que vas a desempeñar un papel activo en ella. O que al menos, ese es tu deseo. Walt Disney decía que: “la manera de empezar es dejar de hablar y empezar a hacer”.

De hecho, todo propósito es un disparador que muestra el camino hacia nuevas decisiones y hábitos para caminar entre dos puntos: el presente (donde estás y eres ahora) y tu yo futuro (quién quieres llegar a ser).

¿Cómo hacer una lista de propósitos sin desanimarte?

  • Primero, pregúntate por la compañía de quién estás agradecido en este último año y por qué .
  • Enumera tus logros durante el año pasado, personales o profesionales: cosas que te hacen sentir feliz de ser tú mismo.
  • Precisa aquello que deseas cambiar: si es un comportamiento o un hábito, céntrate en uno solo. Es más fácil cambiar un comportamiento cada vez.
  • Pregúntate: ¿qué necesito dejar de hacer? Después, ¿qué he de mantener? Y finalmente, ¿qué debería empezar?
  • Para que sea práctico y exacto, especifica: ¿qué vas a hacer? ¿Cómo vas a hacerlo? ¿Cuándo lo harás?
  • Recuerda y ten en cuenta que toda transformación requiere tiempo, disciplina y dedicación.
  • Y sobre todo, siempre sé amable contigo mismo.

¿Qué tal si, además de fijar una lista de propósitos, también decidimos sentirnos a gusto en nuestra piel?

Mantener la motivación a lo largo del camino

Si sabemos adónde nos dirigimos, ya habremos hecho la mitad del trabajo. No obstante, muchas veces no elaboramos una estrategia sobre cómo lograr el cambio. Y no estar tentados de volver a nuestros viejos hábitos y patrones.

Cuando, a lo largo del camino, perdemos el sentido de utilidad y las razones que nos empujan a lograr nuestros objetivos, cansados de intentarlo y no alcanzarlos, en lugar de perdernos en los sentimientos, podemos centrarnos en vivir nuestra vida, y en lugar de intentar manipular o controlar nuestras emociones, les podemos dar la bienvenida.

Celebra el poder de dar un paso cada vez

Recuerda a dar importancia a celebrar tus logros, así te animas a continuar en tu camino.

Y tú, ¿tienes alguna otra guía?

 

*Fuente: Revista Integral