En el año 2050 la mitad de la población será miope

En el año 2050 la mitad de la población será miope

En 2010 los datos ya eran preocupantes: las estadísticas hablaban de que un 28% de la población mundial era miope, pero las estimaciones señalan que para 2050 el porcentaje de afectados será del 50%. Pero, ¿por qué este incremento?

Los estudios indican que el uso de lentes de contacto pueden originar complicaciones a corto plazo, como conjuntivitis. Para minimizar cualquier riesgo con el uso de lentes o control de la miopía, es necesario que las lentes sean adaptadas por un óptico optometrista y que después el usuario cumpla con las normas de uso, mantenimiento e higiene. Es por eso, que comprarlas por internet puede suponer un riesgo importante.

En caso de que la miopía progrese, puede derivar en complicaciones más graves, como cataratas, glaucoma o lesiones en la retina en la edad adulta a partir de los cuarenta o cincuenta.

¿A quién afecta más?

Es un problema que afecta especialmente a los adolescentes por el exceso de tiempo en pantallas y la reducción de las actividades al aire libre. ¿Cómo se puede mejorar? Se recomienda acudir a un profesional de la salud ocular para que realice una exploración completa y un tratamiento individualizado, ya que si ambos padres son miopes, los hijos tendrán mayor riesgo de progresión.

Y es que los cambios en el estilo de vida actual y la llegada de las nuevas tecnologías y su sobreuso están generando que las tasas de miopía crezcan a un ritmo alarmante, especialmente entre los más pequeños. ¿Sabías que alrededor del 30% de los jóvenes son miopes? Y según estudios epidemiológicos del prestigioso Brien Holden Vision Institute de Australia, la tendencia es que en el año 2050 la mitad de la población mundial lo sea.

¿Cómo son las lentillas del futuro? ¿Pueden prevenir la miopía?

Se estima que en torno al 7,4% de la población de entre 12 y 65 años usa lentes de contacto, según los últimos datos del Libro Blanco de la Visión en España, o lo que es lo mismo, unos 2,5 millones de personas utilizan este método de compensación visual en nuestro país.

Aunque tradicionalmente se han empleado para paliar trastornos visuales como miopía, hipermetropía y astigmatismo, el campo en la innovación en las lentillas ha ido avanzando. De hecho, existe una nueva generación capaz de dar respuesta a problemas hasta ahora no cubiertos: como es el caso del daltonismo, una anomalía de la vista que provoca dificultad para distinguir ciertos colores y que afecta a unos dos millones de personas en España.

Así que, siguiendo esta línea, existen tratamientos optométricos que pueden ayudar a prevenir, ralentizar y controlar el crecimiento de la miopía, principalmente, los tratamientos de ortoqueratología. Porque, aunque inicialmente se desarrolló para evitar el uso de las gafas o lentes de contacto, su gran ventaja es que ralentiza la evolución de la miopía.

¿Cuándo ha sido la última vez que te haz chequeado la visión?

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas