¡Vivir con salud muchos años!

¡Vivir con salud muchos años!

¿Sabías que ciertos hábitos así como la calidad del entorno donde se vive pueden ser factores más importantes que los genes para conservar la salud con el paso del tiempo? Es lo que se conoce como epigenética. Hoy queremos profundizar en hábitos que no sólo fortalecen la salud sino que aumentan la calidad de vida. ¿Te apuntas?

Aquí te proponemos algunas sencillas claves:

  • Crecer en compañia

Según un estudio de la Universidad de Harvard, desarrollar actividades sociales es por lo menos tan importante como el ejercicio si se aspira a ser longevo. Se puede cultivar un grupo íntimo de familiares y amigos, y estar abierto a relacionarse con las personas cercanas o con aficiones comunes.

  • Flexibilidad mental

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard sobre 460.000 personas ha mostrado que las más longevas tienen una característica en común: no se estresan ni se preocupan innecesariamente.

¿Sabías que el estrés crónico está ligado al envejecimiento porque el cuerpo dedica su energía a reaccionar ante una supuesta amenaza inmediata a costa de los procesos que protegen la salud a medio y largo plazo? Las personas que saben gestionar su tiempo y las tareas tienen la cualidad de ser mentalmente flexibles. ¡Y es que la rigidez de pensamiento a menudo no deja ver la solución en situaciones inesperadas!

Así que estar abierto a cambiar de planes para adaptarse a la circunstancias resulta clave. Además de esta flexibilidad psicológica, los ejercicios respiratorios, las técnicas de meditación o los masajes son posibles recursos si la ansiedad se convierte en un problema.

  • Una ración de naturaleza

Se recomienda hacer deporte o pasear por el campo o parques para conservar y mejorar tanto la condición física o mental. El contacto con los elementos naturales ayudan a liberar la mente y favorecen la relajación. ¿Por qué no cultivas un huerto urbano, cuidas plantas o buscas la compañía de animales?

  • Alimentación natural

La alimentación rica en hortalizas, frutas, legumbres y cereales integrales se ha demostrado como la más eficaz para retardar el envejecimineto. Y ya sabes, puedes comer dos frutas y tres hortalizas frescas al día, más algunas verduras cocidas.

  • Beber agua pura

Varios estudios apuntan sobre la importancia de la calidad del agua en la salud. Indican que el consumo habitual de agua cálcicomagnésica se relaciona con una mayor esperanza de vida. Este tipo de agua contiene más de 150 mg de calcio por litro y más de 50 mg de magnesio. Por otra parte, puede ser interesante combinarla con aguas de mineralización muy débil por su efecto depurativo.

  • Activos y optimistas

El optimismo es un rasgo fundamental y un paso más allá del optimismo están el humor y la capacidad de contagiar alegría. ¿Sabías que el simple hecho de reír disminuye la secreción de adrenalina, la hormona del estrés, y aumenta la cantidad de células inmunitarias que luchan contra los agentes infecciosos?

Así que ya sabes: la moderación en la mesa y la flexibilidad de carácter y comportamiento son rasgos que comparten las personas más longevas de todo el planeta.

 

*Fuente: CuerpoMente