¡Lentillas y verano!

¡Lentillas y verano!

Los niños españoles son los segundos europeos más jóvenes en iniciarse en el uso de lentillas, según ha mostrado un trabajo realizado por ‘Eurocontact’, la asociación europea de fabricantes de lentes de contacto y productos para su cuidado, en la sede del Consejo General del Colegio Nacional de Ópticos Optometristas (CNOO).

Si los niños usan lentillas a edad temprana es porque es sencillo utilizarlas siempre que se preste especial atención. En verano, además, conviene seguir algunas recomendaciones. Hoy nos centramos en las guías para pasar un verano perfecto con lentillas.

En primer lugar, ¿sabes cuántos usuarios de lentes de contacto realizan revisiones periódicas?

El estudio también desvelaba que la media europea indica que 7 de cada 10 usuarios de lentes de contacto realizan revisiones cada 6 meses o 1 año. En España, en concreto, los datos muestran que cerca del 20% se somete a una revisión visual cada 6 meses y prácticamente la mitad de los usuarios cada año. Sin embargo, estos datos se alejan de la tendencia general de la sociedad: ya que menos del 40% de los españoles realizan sus revisiones visuales anuales.

Esto significa que los usuarios de lentes de contacto prestan más atención a su salud ocular y son conscientes de las revisiones periódicas.

¿Puedo bañarme con mis lentillas?

No es recomendable bañarse con las lentes de contacto, puesto que nuestros ojos se irritan con más facilidad. Debemos extremar estas precauciones cuando nos bañemos en ríos, lagos o pantanos ya que es donde existe mucho más riesgo de contaminación de las aguas por su estancamiento. Para evitar riesgos de pérdida y aumentar la seguridad, es conveniente usar gafas de natación. Como otra opción, ahora existen también gafas de natación con graduación que nos permiten prescindir de las lentillas y bañarnos en cualquier agua de forma segura.

¿Qué precauciones debo tener al ducharme con mis lentes de contacto?

No mirar directamente al cabezal de la ducha para evitar perder las lentes de contacto. Estar con los ojos cerrados cuando el agua pase por la cara con el fin de evitar que el jabón se introduzca en los ojos y nos escuezan.

Asimismo, también está totalmente desaconsejado llevar lentes de contacto cuando estemos en una sauna, debido a que nos puede provocar alteraciones de la salud ocular.

¿Se rompen las lentes de contacto con facilidad?

Se estima que el número de roturas de las lentes de con- tacto está por debajo del 1%. La mayoría de estas roturas se producen en el momento de la manipulación al retirarlas, debido a “pellizcos” con las uñas o enganches al insertarlas en el estuche portalentes.

¿Se puede perder una lente de contacto “dentro del ojo“?

Resulta totalmente imposible que una lente de contacto “se ponga por detrás del ojo”. Lo más habitual es que la lente esté atrapada bajo el párpado superior.
Y recuerda que, para evitar la conjuntivitis y las infecciones de oído, se recomienda el uso de gafas de bucear y tapones que eviten la entrada de agua al conducto auditivo. No se debe olvidar retirar las lentillas antes de entrar en el agua, pues pueden llenarse de bacterias y hongos.
¿Sigues alguna pauta más para afrontar con éxito el verano?