¡4 trucos para tener un cutis perfecto según el tipo de piel!

¡4 trucos para tener un cutis perfecto según el tipo de piel!

¿Quieres un cutis perfecto? Pues sólo necesitas productos que, además de retirar la suciedad, proporcionen a tu piel los cuidados específicos que necesita. Hoy te daremos algunas guías en función del tipo tu piel. ¿Nos sigues?

Si tienes la piel sensible busca siempre suavidad en los productos

Si tu piel es propensa a las rojeces y a las irritaciones es que tu cutis requiere de cuidados muy especiales. Puedes utilizar productos con agentes limpiadores suaves para que no irriten la piel. Mejor que no contengan perfumes ni conservantes. Uno de los más adecuados en este caso es el agua micelar, ya que permite eliminar las impurezas sin alterar la barrera hidrológica que protege el cutis de las agresiones exteriores. Además, en el caso de las pieles sensibles, el tónico puede resultar demasiado irritante, por lo que es mucho mejor sustituirlo por un agua termal, un producto con acción calmante y suavizante.

En caso de tener el cutis graso y con acné, usa productos purificantes

El exceso de grasa tapona el poro y provoca la aparición de granitos y demás impurezas. Por esta razón, la limpieza facial resulta totalmente imprescindible. Se aconseja un lavado profundo, pero no demasiado agresivo, ya que si utilizamos productos excesivamente irritantes, podemos provocar un efecto rebote, estimulando todavía más la producción de grasa. Y los productos limpiadores deben contener principios activos que permitan controlar la producción de grasa (seborreguladores) y desinfectar la piel (antibacterianos).

Piel seca: límpiala e hidrátala

Limpiar la piel es esencial, siempre respetando en todo momento su naturaleza. De lo contrario, los problemas de sequedad y tirantez se pueden agudizar todavía más. Los cutis secos necesitan productos con principios activos que retiren las impurezas sin eliminar las reservas de agua que los mantiene hidratados. Lo mejor es la leche o la crema desmaquillante. Algunas, además, incluyen aceites naturales que contribuyen a mantener la piel suave e hidratada. Se aplican directamente sobre la piel y se retiran con la ayuda de un algodón. Y evita, por el contrario, los jabones, las espumas, los geles y todos los productos que se eliminen con agua. ¿Y tras la limpieza? El tónico resulta imprescindible, ya que elimina los restos de desmaquillante que puedan quedar en la piel, además de cerrar el poro y restablecer el PH cutáneo. Y que no lleve alcohol, ya que resecaría la dermis todavía más.

Recuerda que todos los tipos de cutis es mejor limpiarlos a diario, por la mañana y por la noche, incluso si no han sido maquillados, para eliminar las partículas que se acumulan en la superficie de la piel.

¿Qué tipo de piel tienes tú?

faramoptics_