Meditación en 4 pasos

Meditación en 4 pasos

 ¿Cuánto tiempo hace que no escuchas el silencio? Las vacaciones, al alejarte de tu día a día y tu rutina, es un excelente momento para escuchar el silencio. Y es que el silencio tiene ventajas; por ejemplo, nos ayuda a contrarrestar el exceso de estímulos externos.
¿Por qué meditar? Cuando pasamos tiempo en silencio, damos la oportunidad de escuchar a nuestra voz interna, la que nos dice los secretos de nuestra alma más profunda, aquella que sabe cuál es el mejor camino hacia nuestra felicidad, salud y amor.
1. Párate
Deja tu vida diaria a un lado y aprovecha para dedicarte un tiempo a ti. Apaga todos los aparatos que podrían interrumpir la meditación. Con los ojos entrecerrados mira hacia algún punto fijo; te puedes servir de alguna vela, que ayudará a centrar tu atención. Ahora es el momento de observar la multitud de impresiones interiores con las que te encuentras, mientras tus ojos continúan mirando el punto fijo.
2. Siente
Repasa cada sensación: cómo te sientes. Escucha tu cuerpo.
3.Conecta
Fíjate en la respiración sin controlarla. ¿Es rápida? ¿Lenta? Escucha cómo palpita tu corazón. Notarás como la concentración va y viene; esto es normal, vas conectando poco a poco con tu estado anímico. Es el proceso que te irán desvelando los mensajes que se descubren en silencio: los sonidos del silencio.
4 Date cuenta
Entrarás en la conciencia del darte cuenta, de advertir lo que sucede. Es un tipo de consciencia que se siente a través de todos los sentidos. Te ayudará a saber cómo estás y dónde quieres ir. Como más practiques, verás que podrás dirigir la atención de forma más fácil.
5 Disfruta de la sensación de paz
Cuando hayas aquietado todos los sentidos, dedícate unos instantes a sentir esta paz interior, esta tranquilidad.
¿Lo has probado alguna vez? ¿Tienes algún truco más?
*Fuente: CuerpoMente