¿Por qué ahora es el mejor momento para revisarte la visión?

¿Por qué ahora es el mejor momento para revisarte la visión?

¿Sabes que uno de cada tres escolares sufre disfunciones visuales que pueden conducir a problemas en el aprendizaje? Después de las vacaciones, en pleno otoño y ya inmersos en nuestras tareas diarias, es una buena ocasión para hacer un chequeo a nuestra visión. ¿Quieres razones?

Por el regreso a las aulas

Durante el proceso de aprendizaje, los niños utilizan su sistema visual para transportar al cerebro toda información de lo que se lee para su interpretación y análisis. Esto significa que lo primero que tiene que hacer un niño durante el aprendizaje es ver bien. En consecuencia, en estas fechas de regreso a las aulas, una buena visión puede ser clave entre el éxito y el fracaso escolar.

El retraso o fracaso escolar es el resultado de la incapacidad de los niños de conseguir el rendimiento escolar establecido por los centros educacionales autorizados. ¿Sabías que en un porcentaje alto, por encima del 30%, este problema no está relacionado con las capacidades o inteligencia de los alumnos, sino con anomalías visuales de índole refractivas? Así que cuando los estudiantes regresan a las aulas después de las vacaciones, resulta esencial que su visión sea perfecta, para lo cual es imprescindible que a todos los niños se les realice un examen visual con profesionales ópticos-optometristas, especialistas en salud ocular.

Es esencial que en estas edades tempranas las revisiones visuales sean periódicas para descartar defectos refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismos y fundamentalmente la ambliopía, u ojo vago, problemas visuales que más influyen en el retraso escolar.

El 57% de los lectores españoles todavía no protege adecuadamente su visión

¿Sabías que un 76% de la población española es consciente de que el uso continuado de pantallas de móviles u ordenadores puede afectar a la salud ocular y visual? Sin embargo, un 57,8% no pone en práctica los hábitos necesarios para la protección de su visión.

Además del soporte electrónico que empleemos para leer, ya sea en pantalla o en papel, es fundamental tener una buena visión, corregida con gafas o lentes de contacto en el caso de tener algún defecto de refracción como miopía, hipermetropía o astigmatismo. Un mal uso prolongado de un dispositivo electrónico unido a un defecto visual sin compensar puede provocar fatiga visual, cefalea y mareos.

Así que si al leer percibes signos o síntomas como sequedad ocular, picor de ojos, visión doble o dolores de cabeza, puedes acudir a un especialista ocular, que nos aconsejará con la mejor solución.

¿Cuándo ha sido tu último chequeo?

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO)