¿Por qué es tan importante dormir bien?

¿Por qué es tan importante dormir bien?

Sabemos que dormir es necesario, ¿pero por qué? Dormir nos ayuda a crecer, a aprender e incluso a mejorar nuestro estado anímico. ¿Quieres saber más?

Pues sí, porque mientras dormimos:

Se restauran y recuperan los músculos

Así disminuye la fatiga y las tensiones del día. Esto se logra gracias a unas sustancias que fabrica el cerebro mientras dormimos profundamente: los péptidos restauradores. Nos sentiremos como nuevos al despertar siempre y cuando podamos gozar de este tipo de sueño.

Crecemos y maduramos

La secreción de la hormona de crecimiento, así como de otras sustancias que necesitan los niños para desarrollarse, se sintetizan durante el sueño. Es un proceso casi imperceptible, pero de vital importancia.

Archivamos y consolidamos la memoria

Durante el sueño, el cerebro selecciona para guardar -como el disco duro de un ordenador- lo que considera útil y desecha lo que le sobra. De esta forma deja espacio libre para incorporar nuevos conocimientos. La selección y consolidación de la memoria es una de las razones por las que es tan importante dormir bien.

Aprendemos

No nos referimos a los cursos para aprender un idioma mientras dormimos, son un engaño. Lo que sí sabemos actualmente es que nuestro cerebro mientras estamos despiertos, recoge información y durante el sueño, la procesa, consolida y guarda. Esto hace que durante la vigilia podamos evocar o recordar lo aprendido. Muchos fracasos escolares y problemas de aprendizaje se deben a un sueño insuficiente o de mala calidad.

Mejora nuestro humor

El cortisol y las catecolaminas son unas sustancias indispensables para mantener nuestras “baterías” a pleno rendimiento durante el día. Por la noche, su nivel desciende para volver a aumentar a la mañana siguiente. Este descenso nocturno nos permite rebajar la tensión, la ansiedad y el mal humor acumulados durante la jornada. Pero ¿qué ocurre si nuestro sueño es insuficiente y no logramos que disminuyan estas sustancias? En este caso nos levantaremos tensos, de mal humor, irritables y, si esto persiste varias noches, sufriremos el llamado “estrés malo” o “distrés”, que es el peor enemigo del sueño.

Se regenera la piel

Muchas mujeres lo saben, por esto usan unas cremas faciales para el día y otras para la noche. Las que se aplican antes de acostarse actúan durante el sueño mientras se reponen las células muertas. También se vacían los lagrimales, por eso cuando no dormimos se nos nota inmediatamente en la cara porque tenemos los párpados hinchados.

¿Cuántas horas dedicas al sueño?