Protegerse del sol en verano

Protegerse del sol en verano

Con la llegada del buen tiempo, recordamos una serie de medidas preventivas  que ayudan a cuidar tu visión. ¿Cómo puedes proteger tu salud ocular frente a las radiaciones solares? ¡Vamos allá!

Consejos relacionados con problemas oculares relacionados con la radiación solar

  • Utiliza gafas de protección solar de calidad que filtren las radiaciones nocivas. Recuerda que adquirir las gafas de sol en los establecimientos ópticos es sinónimo de garantía de las lentes adecuadas a cada necesidad; aquí puedes recibir todas las garantías del fabricante de la gafa de sol, la especificación técnica de la lente y el asesoramiento del profesional en salud ocular.
  • Hay que tener mucha precaución con las exposiciones prolongadas al sol, sobre todo niños, jóvenes menores de dieciséis años, deportistas y personas mayores.
  • También es bueno saber que algunos instrumentos utilizados en determinadas profesiones, como por ejemplo soldador, plomero, fontanero,mecánico, etcétera, pueden aportar niveles de radiación por encima de los aceptados.
  • Ten en cuenta que las gafas de sol no están previstas para proteger los ojos en la observación directa de los eclipses solares o para broncearse con rayos UVA.
  • ¿Qué color de cristales es mejor? Pues no importa demasiado su color, aunque es aconsejable el gris por ser el más neutro (el que menos modifica las tonalidades).
  • No uses las gafas de sol de forma continuada, sino solamente en las horas de fuerte insolación.

La sal y el cloro… también són irritantes para los ojos

Con el buen tiempo, tod@s tenemos ganas de darnos un buen chapuzón, pero ten en cuenta que el cloro, además ,es un irritante que altera de forma significativa la superficie de nuestros ojos, por lo que hay que intentar evitar, en la medida de lo posible, el contacto directo de nuestros ojos con el agua de las piscinas utilizando gafas de natación adecuadas.

Por otro lado, la sequedad propia del verano en ambientes lejanos al mar, sobre todo en la montaña, provoca una mayor evaporación de la lágrima, aumentando la sensación de ojo seco. Si esto sucede de forma continuada, es conveniente acudir a un especialista para que nos ofrezca posibles soluciones.

¿Tienes alguna pregunta más?

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO)