Una aproximación a nuestra dieta: ¡sin contar calorías!

Una aproximación a nuestra dieta: ¡sin contar calorías!

El cuerpo utiliza los nutrientes primero para vivir y después para sentir. Muchas veces, sobre todo por estas fechas, empieza a asomar la cabeza la ‘operación biquini’ y los quilos, se vuelven nuestros enemigos. Pero que pasa si cambiamos nuestra visión sobre el peso y las calorías? Hoy queremos dar algunas sencillas pautas para comer mejor y perder peso. ¿Te apuntas?

Nos centramos en la comida, la de mediodía. Y es que ¿sabías que es fácil comer sin saltarse la dieta? En esta hora, que va entre la una y las tres del mediodía, es fácil digerir.

Acerca del pan

Una rebanada de pan media tiene cerca de 50 calorías y su contenido en azúcar es de unos 12 gramos. Recuerda que en un sobre de azúcar como el que nos ponemos en el café tiene 40 calorías y 10 gramos de azúcar. Un recurso fácil a la hora de comer al mediodía para reducir el pan es recorrer a la lechuga.

Antes de la comida

En ocasiones, el hambre nos viene antes de comer. Si necesitas picar alguna cosa antes de la comida, puedes tirar de un aperitivo como un zumo de tomate y lo podéis acompañar de berberechos o mejillones. Recuerda que un aperitivo añade muy pocas calorías y, en cambio, ayuda a hacer la espera más soportable.

Repartir bien la ingesta de los alimentos

Dividir los nutrientes adecuadamente durante el día es importante, ya que evita que nos falta ‘gasolina’ y así estamos más atentos a lo que nos pasa para no pegarnos el gran atracón a la mínima de cambio. A la hora de comer es ideal tomar conciencia de no tomar cualquier cosa así como de no hacerlo de cualquier manera: apagar los ordenadores y aprovechar de estos minutos de calma. ¿Sabes por qué? Porque si comes con tranquilidad el proceso digestivo se hace calmado y serán más beneficiosas.

La comida del mediodía: la ingesta con más proteína del día

La comida suele consistir, básicamente, de un primer plato de hortalizas o de legumbres (dos veces por semana) o bien una combinación de las dos cosas y un segundo plato con cualquier tipo de carne. Respecto al postres requiere un punto y aparte, porque son más variados y cambian en función del tipo de dieta que cada uno quiera seguir.

Postres saludables sin calorías de más

¿Te parece imposible acabar de comer sin alguna cosa dulce? Pues puedes comer chocolate negro con un 70% de cacao (unos 10 gramos). Otra opción es recorrer a la fruta, aunque es mejor comerla entre los principales comidas y hacerlo, por ejemplo, en la merienda. Para tener una alternativa más, una opción más e tomarse siete almendras por postres.

Y tú, ¿tienes algún otro truco para mantener o perder peso?

 

*Fuente: ‘Cuando la vida sube a la báscula’ de Pilar Senpau