6 cosas que te pueden pasar si llevas lentillas ¡y qué hacer!

6 cosas que te pueden pasar si llevas lentillas ¡y qué hacer!

Sabemos que llevar lentillas es muy cómodo y seguro. Aún así, siempre nos puede pasar cosas que, en algún momento, nos han podido preocupar. Hoy te damos una pequeña guía con seis consejos. ¡Vamos allá!

  • Si te pones las lentes de contacto y observas alguna molestia

Es fácil: retírala y observa si tienes alguna alteración. Comprueba si te la has puesto del revés. Y si, a pesar de todo, las molestias persisten, no te la pongas y acude a tu óptico-optometrista.

  • Si tengo una pequeña rotura en lente de contacto, ¿puedo volver a ponérmela? 

Nunca, aunque sea por muy poco tiempo. Las pequeñas roturas en la lente de contacto, pueden provocar lesiones muy importantes en el ojo, aunque la visión sea perfecta.

  • En ocasiones, ¿cuando retiras las lentes de contacto por la noche, notas molestias? ¿qué debo hacer? 

Cuando excedemos el horario habitual o hemos estado en ambientes muy secos, como con aire acondicionado o calefacción, al retirar las lentes de contacto puedes notar molestias. En estos casos es recomendable que minutos antes de retirarlas humedezcas los ojos con lágrimas artificiales. Si esta situación se presenta con mucha frecuencia, es necesario ir a tu óptico-optometrista, ya que te ayudará con alguna solución.

  • ¿Por qué, en algunas ocasiones, veo “halos” al mirar las luces? 

Este fenómeno se puede apreciar por la noche, cuando llevas muchas horas con las lentes de contacto. Si parpadeas varias veces y recuperas la visión normal, casi siempre significa que las lentes están “secas” o sucias. Si los halos no desaparecen, podría ser que la lente está deteriorada y debe ser reemplazada; o bien a que se está produciendo una alteración de la salud ocular, por lo que debes retirar las lentes de contacto inmediatamente de los ojos.

  • ¿Por qué a veces noto más mis lentes de contacto cuando leo o cuando estoy delante del ordenador? 

Nuestro ritmo habitual de parpadeo es de unas 22 veces por minuto. Cuando leemos, lo reducimos a 10/12 veces por minuto (casi la mitad) y en el ordenador puede que sólo parpadeemos ¡hasta 7 veces por minuto! Esta disminución provoca que la lente de contacto se seque, lo que puede ocasionar molestias y mala calidad de la visión. Así que, simplemente, aumenta tu ritmo de parpadeo o usa lágrimas artificiales.

  • ¿Qué puede ocurrir si viajo en avión con mis lentes de contacto? 

Si habitualmente notas cierta sensación de sequedad en el uso de lentes de contacto, es recomendable que en viajes largos de avión, utilices tus gafas graduadas. Se pueden apreciar molestias debido a la “sequedad” provocada por el aire acondicionado. Recuerda que en lugares cerrados con aire acondicionado, calefacción o con polución, podemos apreciar molestias debido a la sequedad ambiental, por lo que se aconseja aumentar tu ritmo de parpadeo y usar lágrimas artificiales para hidratar nuestros ojos y las lentes de contacto.

¿Tienes alguna pregunta más? En FARMAOPTICS estaremos encantados de ayudarte!

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO)