Guía para maquillarse con iluminador incluso con gafas

Guía para maquillarse con iluminador incluso con gafas

Con la llegada de la primavera, nos encanta sacarnos el máximo partido: ponernos ropa más alegre y remarcar más el maquillaje. Tonos de maquillaje más extremados, más máscara de pestañas e incluso más colorete. ¿Y qué pasa con el iluminador? ¿Y se llevas gafas, tienes que aplicarte más iluminador? Hoy queremos dar algunos pequeños consejos relacionados con la iluminación de la mirada. ¿Te apuntas?

¿Qué iluminador necesito?

¿Parar ti el iluminador es un imprescindible? ¿Lo usas? Si es así, ¿sabes verdaderamente utilizarlo? Si bien no es tan fácil de aplicar como lo es una máscara de pestañas, tiene muy buen resultado. Lo puedes encontrar en varios formatos diferentes y cada uno tiene su función.

  • Los iluminadores en forma de correctores son ideales para mitigar la apariencia cansada.
  • Los iluminadores de acabado brillante, ayudan a resaltar la estructura ósea del rostro y crear puntos de luz en la mirada o en los labios.
  • Puedes optar también por formato líquido y en polvo de acuerdo con tus gustos o tipo de piel. ¡O combinarlos simultáneamente!

¿Dónde poner iluminador?

Los iluminadores correctores se usan para disimular posibles sombras antiestéticas, como por ejemplo debajo de los ojos o justo en el pliegue entre la nariz y el labio. En cambio, los iluminadores en tonos perla se aplican por debajo de la ceja o para aportar un punto de luz a la mirada en el lagrimal. ¿Cómo puedo aplicármelo? Si bien el mate ha muerto, rejuvenece apostar por glow! Es mucho más fácil de lo parece: cógelo después de aplicarte la base de maquillaje y los correctores, con especial atención no de ponerlo en la zona T del rostro, porque tiene tendencia más grasa.

¿Un truco? Si te decantas por iluminadores líquidos, lo puede mezclar a partes iguales con la base de maquillaje en el dorso de la mano y simplemente aplicarlos con toquecitos en forma ascendente -con los mismos dedos o con una brocha-. ¡Y no te excedas con la dosis!

¿Y si llevo gafas?

No te cortes si luces gafas: puedes aplicar igualmente el iluminador en tu rutina de maquillaje para conseguir una piel de apariencia más fresca y natural que disimula el cansancio. ¿Que sales de fiesta? Puedes darte un toque especial con el efecto glow y apuesta por iluminador en tono perla; de esta forma añadirás  glamour y resaltarás el contraste oficina o celebración. Si hace unos años, la tendencia era conseguir el efecto piel de melocotón con un maquillaje mate perfecto, hoy queremos brillar. Y más con las gafas que a veces se quedan más protagonismo en nuestro rostro. Así que no lo dudes: si llevas gafas: exagera un poco más el uso de iluminador.

¿Tienes algún otro truco?

 

*Fuente: VOGUE