La piña depurativa

La piña depurativa

La piña, aparte de ser una fruta deliciosa, es depurativa, digestiva y antiinflamatoria. Con el calor nos vienen de gusto alimentos jugosos, frescos y sobre todo, que nos sacien la sed. La piña, cumple con todo esto y además ¡es una superalimento! ¡Te contamos por qué!

La piña es digestiva y antiinflamatoria

La piña es muy rica en bromelaína, enzima presente en todo el fruto pero especialmente abundante en el tallo, curiosamente la parte que se deshecha más a menudo. Al igual que la papaína, presente en la papaya, esta enzima tiene una acción que ayuda a digerir las proteínas favoreciendo su desdoblamiento en aminoácidos. Una correcta digestión de las proteínas es esencial para la salud.

La bromelaína también ejerce una actividad antiinflamatoria, especialmente sobre los tejidos blandos como músculos y venas. Además, la bromelaína mejora la absorción del azufre y la glucosamina, sustancias fundamentales para la salud articular.

Depura el organismo

Es un alimento ideal para las curas de depuración estacionales y las dietas para perder peso. Tiene un valor calórico moderado y es muy refrescante e hidratante debido a su elevado contenido en agua. Su riqueza en fibra aumenta la sensación de saciedad, favorece el tránsito intestinal y contribuye a mantener niveles adecuados de colesterol y glucemia en sangre.

Entre los minerales presentes en la piña destacan el potasio y el yodo. La piña también es rica en vitamina C, que tiene múltiples funciones en el organismo, entre ellas: reforzar el sistema inmunitario, contrarrestar la oxidación celular, aumentar la absorción del hierro de origen vegetal y estimular la formación de colágeno, proteína presente en la estructura de la piel, huesos y cartílagos.

¿Cómo tomarla?

La piña se encuentra en les mercados en cualquier época del año porque es un producto de importación. Como la mayoría de frutas tropicales se recomienda no guardar en la nevera porque las bajas temperaturas pueden dañarlas. Solo una vez abierta puede guardarse en la nevera y se aconseja comérsele lo antes posible.

Se acostumbra a comer fresca, sola, en macedonias o en licuados, aunque combina bien en ensaladas como la de pollo y en platos más elaborados de inspiración oriental.FARMAOPTICS_bienestar

 

*Fuente: Revista Integral